CORRERÉ COMO VIVO

   Soy consciente de que esta no va a ser la Maratón de Madrid, ya que la vi pasar desde el salón de casa con la compañía de un termómetro y un vaso de acuarius, ni la de Valencia, ni la de Laredo. Mañana no veré los edificios de la ciudad, no correré por sus avenidas, no podré disfrutar del ambiente de sus calles, me perderé la animación de su gente, la música del Rock and Roll, no cruzaré ningún arco de meta, ni pisaré las alfombras de cronometraje. Soy consciente de que esto acabó en el retrete. Pero si voy a patear esos cuarenta y dos mil ciento noventa y cinco metros míticos, me colocaré en la salida después de haber sufrido para recuperarme y haber entrenado duro, después de soportar semanas de frío, de viento y agua. Sé que me merezco una oportunidad para demostrar que estoy preparado, que aunque no esté en mi mejor momento de forma, si estoy convencido que voy a hacer una gran maratón y para eso no necesito alfombra de salida ni arcos de meta. Correré por orgullo y lucharé por mantener el ritmo, con la cabeza bien alta y buscaré una marca, la que me merezco y en ese esfuerzo dejaré mis fuerzas, peleando hasta la extenuación. Esa es la motivación que mañana me va a llevar a correr en el circuito de Gudino y sé que no estaré sólo, mañana estaré rodeado de amigos que me irán abriendo paso y que me animarán con entusiasmo y no pienso decepcionarlos.












Quiero agradecer a todos aquellos que me acompañaron en esta locura el 3 de junio, esa mañana viví una experiencia inolvidable, llena de emociones y alegrías, de esa carrera me he llevado un recuerdo que guardo con mucho cariño. 
Ramón

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Enhorabuena presidente, unicamente decirte que eché en falta tu locuacidad habitual.


Entradas populares de este blog

PARA TERMINAR LA MEDIA MARATÓN DE SALAMANCA

¡VA POR USTED!