domingo, 11 de diciembre de 2016

¡VA POR USTED!

   Suenan clarines y timbales anunciando el inicio del tercer y definitivo tercio, se hace el silencio en la plaza, el viejo maestro coge la muleta y la espada de verdad de manos de su mozo de estoques, las coloca en forma de aspa y con la montera en su mano derecha se dirige con paso firme, cabeza alta y prominente vientre hacia el tendido del 9.
Las cámaras enfocan al diminuto hombre al que se dirige el coleta y los micrófonos recogen el contenido del brindis:
“Tengo el honor de brindarle esta faena en agradecimiento a lo que usted ha hecho por mí:
Hace años me generó la necesidad del running, y con la necesidad, el veneno, se preocupó de adecuar mi tensión arterial, planificar entrenos, organizar carreras a las que acudir, que debutara con caballos en aquellas medias de Zamora y organizó mi alternativa en las Ventas del Espíritu Santo.
Después, intentó que me olvidara de Madrid, anunciándome en Illumbe y al objeto de usted ser portada de los revisteros taurinos de la ciudad del Turia, me dejó lo acompañara al coso de la calle Xativa.
   En toda esta trayectoria taurina, DOCTOR, siempre ha estado pendiente en los días previos a las grandes citas y con su maletín médico de emergencias preparado hasta que he finiquitado al segundo de mis lotes., por todo ello, GRACIAS.
   Pero antes que el morlaco se aleje de los vuelos del capote de mis subalternos, quiero pedirle me acompañe en mi última locura:
Volver a Madrid el 27 de abril del 2017.
   Usted doctor, después de repetidas caídas camino de Tarso, se encuentra en condiciones de poder disfrutarla. Yo conozco las exigencias del tendido 7, reconozco el olor a cloroformo, el sonido de los bisturís de esa enfermería de la Monumental y la sensación de calor intenso cuando el pitón te penetra las carnes ante un público entregado y los tendidos abarrotados de aficionados. 
   Necesito volver a escuchar los oles rotundos al pasar por la Puerta del Sol, los cencerros de los bueyes al subir esa cuesta final saliendo de la Casa de Campo y esos aplausos atronadores en esa recta interminable del Retiro camino de la meta.
   Consciente del riesgo que esta aventura entraña, me dispongo a iniciar las tientas pasadas las fiestas, no teniendo pensado hacerme ternos nuevos, mi mayor preocupación es poder entrar en los que obran en mi armario.

¡VA POR USTED! “

2 comentarios:

juan andres dominguez dijo...

Gran comentario, MAESTRO.
A falta del DOCTOR, espero haga el honor de dejarme acompañarle en su paseillo por LAS VENTAS.

Chechu dijo...

Suerte y al toro¡¡¡¡¡¡¡